Páginas

14 de octubre de 2008

¿Ha muerto el SIMO?

Me he enterado esta tarde (esta vez sí llego a tiempo) de que la edición del SIMO de este año ha sido "aplazada" (esa es la palabra que han utilizado), debido al plantón que ha recibido por parte de grandes empresas y firmas tecnológicas, que han decidido no presentarse. Entre las grandes que han dicho "NO" al SIMO están Microsoft, Toshiba, Siemens, así como las tres operadoras de telefonía móvil más importantes del país: Telefónica, Orange y Vodafone, entre otras.

Visto el plan, y ante la perspectiva de tener que rellenar las casetas vacías con maniquís a tamaño natural, los organizadores del SIMO han decidido cerrar las puertas antes de abrir y suspender el Salón de este año "hasta que no se configure el marco comercial y promocional adecuado para las empresas participantes".

Hay quien dice que este es un efecto más de la crisis y que las empresas no quieren gastar dinero en promocionarse en una Feria que apenas les devuelve beneficios (ni económicos ni en forma de clientes). Puede que haya influido en algo, no digo que no. Pero en realidad el SIMO lleva ya muchos años en lenta decadencia, resbalando por una pendiente arenosa e incapaz de incorporarse o agarrarse a una rama salvadora. No lo digo yo sólo. Cualquier profesional del sector tiene un sentir parecido.

Continúa...

¿Qué se puede esperar de una feria que aún mantiene las siglas de cuando era una feria de mobiliario de oficina? Y es que, a mi modesto entender, el SIMO no sólo se ha quedado anclado en el pasado con el nombre. De un tiempo a esta parte, la innovación, las nuevas tecnologías, las ideas revolucionarias.... eran cada vez más escasas. Por el contrario, lo que aumentaba a ritmos agigantados, devorando el espacio disponible, eran las propuestas comerciales de pequeñas empresas. Firmas que iban al SIMO simplemente a vender sus productos habituales (con alguna oferta suculenta) como si de una "extensión" de sus locales comerciales se tratara; o de fabricantes de consolas y videojuegos que les bastaba con poner una docena de máquinas para tener entretenido al personal, o de... Ojo. Por supuesto no digo que no estén en su derecho de publicitarse. Claro que sí, faltaría más. Pero una feria como el SIMO, que durante años ha presumido de ser la más importante feria de tecnología del año (actualmente dicen de sí mismos que el SIMO "es la segunda feria más importante de Europa") no puede sostenerse simplemente de ese modo, otorgando el 80% de su espacio a casetas de venta. Eso no es un Salón Internacional, es un Centro Comercial. Nada más.

El SIMO necesita algo más, necesita ser un referente profesional de tecnología, informática y comunicaciones; necesita ser el lugar donde se presentan las grandes novedades del año próximo; ser el pistoletazo de salida para las ideas innovadoras y nunca antes vistas; necesita marcar las pautas y tendencias que llegarán al mercado profesional al año siguiente (algo así como las pasarelas de moda adelantan las tendencias para la próxima estación). Y por supuesto necesita... ¡cambiar de nombre!. Esta orientación al público profesional es, en esencia, lo que debe mover al SIMO y es justamente lo que falta. Quizá los usuarios de a pie se sientan a gusto porque pueden ir a ver si encuentran una oferta concreta, pueden ir a jugar de gratis al último videojuego de la Wiii, o pueden encontrar algún producto que no es facil encontrar en tiendas. Vale, si esas son las espectativas, entonces el SIMO es perfecto. Pero no es la idea.

Precisamente por eso, los profesionales de la Informática (permitidme que me incluya) hemos perdido el interés por una feria que no nos enseña nada nuevo. Que todo lo que tiene que ofrecer lo hemos visto ya, hace meses, en Internet o en artículos de revistas especializadas. El SIMO ya no aporta nada a los profesionales, y cada cual ha de buscar lo que le interesa en otro sitio. Creo que esa es la razón subyacente de que las grandes le hayan dado la espalda.

Afortunadamente, parece que los organizadores no se quedan de brazos cruzados y se han dado cuenta de que algo va mal en el concepto del SIMO. Al parecer están trabajando, junto con la ayuda de Gartner (una de las Consultoras tecnológicas más influyentes) en un proyecto totalmente renovado para la próxima edición (que aún no se sabe si será en 2009 o más adelante). Esperemos que no se quede todo en agua de borrajas.

Y vosotros ¿qué opináis al respecto? ¿Creéis que el SIMO merecía la pena?

5 comentarios:

Il Venturetto dijo...

Hace años que el SIMO se había convertido en darte una paliza por un millón de stands sin interés, recoger un recoger folletos y volver a casa con una bolsa llena de papelotes que al cabo de una semana iban directamente al contenedor de reciclado.

No creo que hayan cancelado porque se han dado cuenta de que no funciona, sino porque se han dado cuenta de que sin las grandes compañías, las que tenían stands de 1000 metros cuadrados, el SIMO no les compensa.

Esperemos tiempos mejores...

Inmaculada dijo...

Yo es que si me llevo un par de bolis y un par de llaveros soy feliz, pero claro no soy una experta en tecnología :-PPPPPPP

Miguelón dijo...

Ventu, esperemos que el próximo SIMO no se llame SIMO y que podamos echarnos unas partidas al Gran Turismo VII de la PS6 y en 3D...

Inma, tú vas a TODAS las ferias y salones sólo por los bolis y los llaveros, xDDDD. Al final, es lo único en claro que sacas de allí.

Il Venturetto dijo...

Me pregunto qué tipo de adminículos cogéis en la feria del porno de Barcelona...

Miguelón dijo...

Pues ya me gustaría decirte que cogemos algo más que bolis y llaveros... pero nunca he ido :-( ¿Qué darán allí?

Publicar un comentario