Páginas

29 de octubre de 2008

Escapada a Córdoba

Este fin de semana he tenido la oportunidad -y el placer- de disfrutar de una ciudad fascinante y encantadora como es Córdoba, junto a unos amigos. Después de una semana de incertidumbre, decidiendo el destino final -que pasó inicialmente por Punta Cana, Andorra, Menorca, Sevilla...y finalmente Córdoba- y sin tener hotel ni reserva fija hasta el día anterior, hay que decir que al final la no-planificación nos salió bastante bien.  Nos alojamos en un hotel rústico del casco histórico, pequeño pero muy acogedor y con un trato inmejorable, y nos pateamos la ciudad de arriba a abajo, disfrutando al máximo de este maravilloso lugar, que es un cúmulo de sensaciones desde el primer momento en que pones el pie en él. 

Cuna de grandes artistas, filósofos y reyes, Córdoba es una ciudad que rezuma arte por los cuatro costados. Y no hablo sólo de sus monumentos históricos, imponentes, sino de cada una de sus calles, esquinas y patios, que abrigan al visitante con su blancura y su aroma, a medio camino entre el jazmín y el azahar. Desde luego, merece la pena pasearlas con calma y detenerse en todas y cada una de las esquinas del casco antiguo, porque cada callejón, cada frontal, cada patio... tiene su encanto especial. Y por supuesto, sus gentes, que siempre reciben con una sonrisa al visitante, y le acogen con gusto.  Si tenéis ocasión -y contáis, por supuesto, con el permiso de sus propietarios- no dejéis de visitar los típicos patios cordobeses, que son el reflejo vivo del espíritu vivaz de sus vecinos, que encuentran en ellos el lienzo perfecto para plasmar su arte, adornando sus fachadas con las mejores galas.


Los monumentos que atesora esta ciudad son la mejor prueba de su diversidad cultural y de la importancia de mantener la memoria de un pasado de extensas raíces.

Imprescindible, naturalmente, la visita a la Mezquita, antiguo templo de oración árabe sobre la que actualmente se alza la catedral de Córdoba. Resulta chocante ver esa mezcla de culturas, con imágenes y retablos cristianos, resguardados bajo los techados grabados en oro con inscripciones del Corán. El Alcázar de los Reyes Cristianos, con sus amplios y cuidados jardines,  también es digno de visitarse. Y, cómo no, los restos de la ciudadela de Medina Azahara.

Podría extenderme contándoos multitud de sitios que merece la pena ver en Córdoba: la sinagoga del barrio judío, los baños del califa, el puente romano, el Cristo de los faroles, las iglesias cristianas... Pero sería demasiado, y ya tenéis mucha información en Internet, que lo explicará todo mil veces mejor que yo. Así que ahora os toca a vosotros descubrir Córdoba, a ser posible en vivo y en directo. Yo sólo espero que, al menos, este post os despierte el gusanillo para visitar esta preciosa ciudad.


Un último consejo: si os apetece pagar un paseo turístico en calesa por la zona histórica, hacedlo: pero ni se os ocurra montaros en un carruaje con toldo, porque no veréis ni un pimiento en los 40 minutos que dura el paseo.

En cuanto pueda subiré algunas fotos a Flickr, para que las veáis.

Actualizado a 10/11/08:
Ya he subido algunas fotos a Flickr (sólo las que merecen la pena). Las podéis ver en este album

6 comentarios:

Il Venturetto dijo...

Joder, qué buenas las fotos. Aunque con una réflex te hubieran quedado mejor.

Il Venturetto dijo...

Y qué bien escribe usted, HOYGAN.

Inmaculada dijo...

Pero que bonita que es mi tierra :-)))))

Miguelón dijo...

Venturetto, siento decirte que estas fotos en concreto no son mías, sino de algún incauto que las deja al descuido en manos del Google Images... Las mias son mucho peores xDDDD.

Y lo de que escribo bien ¿es irónico o me lo tomo como cumplido?

Inma, efectivamente, tu tierra es muy bonita. Nos costó lo nuestro decidirnos, pero al final elegimos bien... :PPP

Inmaculada dijo...

Si que nos costo decidirnos, pero a veces hay que tener un poco de intriga para sorprendernos :-PP

Il Venturetto dijo...

¿Las fotos no son tuyas? ¿Y los textos? ¿Los has copiado de algún libro de Ana Rosa Quintana?

¿Eres un vulgar estafador?

Cuánto has perdido... antes molabas.

Publicar un comentario