Páginas

22 de mayo de 2009

Fallece María Amelia, la abuela de Internet

"Amigos de Internet, hoy cumplo 95 años. Me llamo María Amelia y nací en Muxía (A Coruña) el 23 de Diciembre de 1911. Hoy es mi cumpleaños y mi nieto como es muy cutre me regaló un blog."

Así encabezaba María Amelia el blog que le regaló su nieto allá por diciembre de 2006.  Desde entonces, esta gallega se convirtió en una auténtica bloguera, apasionada por Internet y deseosa de contar sus peripecias, sus pensamientos y su vida a los cientos de fans que la seguían día a día... a sus "blogueriños" como cariñosamente les llamaba. En poco tiempo, se la reconoció como la bloguera más anciana del mundo y fue entrevistada por periodistas y reporteros de todo el mundo. Ganó, antes de cumplir un año en la red, el premio BOBs al mejor blog español en 2007.

Pero por encima de todo, fue un torrente de optimismo, de ganas de vivir, de alegría y de esperanza para muchos ancianos, a los que ella siempre animaba para que conocieran "el Internet" y para que sus familiares les enseñaran. "Mis blogueros son la alegría de mi vejez. Yo no sabía que había tanta bondad en el mundo. Supisteis que necesitaba comunicación y me disteis esa alegría" reza uno de los paneles en el lateral de su blog, inundado de sus frases espontáneas. Una demostración de que la edad no es lo importante en este mundo de internet, sino las ganas y la pasión con las que uno se lanza al viaje.

El miércoles pasado falleció, a los 97 años de edad, dejando huérfanos a miles de seguidores que ya la consideraban su abuela en la red. Su blog ya no se actualizará más, pero quedará ahí para siempre, como un baúl rebosante de bondad y amor, al que acudir en cualquier momento en busca de un poco de fuerza.

Su nieto, el mismo que aquel día empezó esta historia, ha escrito el último post en forma de despedida, del que os dejo un pequeño extracto:

No estoy triste, para nada. No sé porque, pero no lo estoy. La vida no dura 150 años y la abuela ya nos había pegado muchos sustos. Pero la vida es para vivirla y ella la vivió con intensidad siempre. Y cuando una persona fallece a los 97 años habiendo vivido con intensidad desde el principio hasta el final su vida, no se puede estar triste. [...] Donde la abuela esté, ella leerá todos los comentarios, no dejará ni uno sin leer, eso seguro. Y se reirá con algunos, aprenderá cosas nuevas con otros, se cabreará con los "malas lenguas"... será feliz leyéndolos todos.

Descanse en Paz, María Amelia

-- 

1 comentarios:

"Premio Maria Amelia López Soliño" dijo...

Desde el blog en apoyo al “Premio Maria Amelia López Soliño” a la mejor bitácora escrita por una persona de la tercera edad, te agradecemos el post tan emotivo de homenaje que le dedicas, y te animamos a estimular a los más mayores a seguir su ejemplo.

Un saludo afectuoso.

Publicar un comentario