Páginas

29 de enero de 2007

Yo no soy tonto...


Hoy Lunes 29 de Enero, la cadena de comercios Media Markt ha abierto sus puertas con una llamativa oferta: regalaban el IVA en todos los productos. Es decir, todos los productos a la venta tenían un descuento del 16% sobre el precio marcado. Reclamo más que suficiente para cegar la sensatez de los consumidores de a pie, y convertirlos en auténticas máquinas de comprar, al servicio de la fiebre consumista.

Esta afirmación nos quedó completamente demostrada cuando entramos al Media Markt de Alcorcón (en Madrid), tras la habitual comida de trabajo. Eran las tres de la tarde, una hora, a priori bastante relajada ...

Continúa...


Cuando entramos, el espectáculo era sobrecogedor: colas de más de cincuenta personas cada una, que llegaban hasta la mitad de toda la superficie comercial; ejecutivos que llenaban un carro completo con cajas de todos los tamaños, desde GPSs hasta ordenadores, tratando de llenar hasta el mínimo hueco del que eran capaces; padres frenéticos arrastrando televisores de plasma por los pasillos como si les fuera la vida en ello; frikis lanzándose sobre palés medio vacios, para coger lo poco que quedaba en ellos: "dá igual lo que sea, si se lo lleva la gente tiene que ser bueno".


En efecto, parecía que estaban regalando los productos cuando en realidad no era mas que un simple descuento. Basta venderlo bien, para que la masa se deje engañar y gaste mucho más de lo que inicialmente estaría dispuesta a pagar, incluso en artículos que ni siquiera necesitan.

En primera persona ví los efectos adversos de la poderosa llamada consumista: un compañero se detuvo frente a un aparato en venta a un precio exquisito; lo observó con atención, en silencio; alargó la mano para tocarlo y apreciarlo más de cerca. Y cual escena extraida del Señor de los Anillos, su mano temblorosa lo acariciaba como si fuera... su tesoro... De repente volvió en sí, retiró de golpe su mano y sacudió la cabeza mientras daba media vuelta: "Qué cojones, ¡si no lo necesito!". "¡Buf!, por los pelos..." pensé "Un poco más y lo perdemos".

Cuando conseguimos salir de allí, respiramos el aire puro de la N-V y volvimos al trabajo.

Poco más tarde, al salir, ya eran las 7 de la tarde. La masa de zombis-compradores se había multiplicado por 2 respecto a la que sufrimos al mediodía y los coches colapsaban todos los accesos al centro comercial, buscando desesperadamente un hueco para aparcar. Una voz detrás de mí, dijo: "¿Nos pasamos por el Media Markt, a ver si queda algo?".

"¡Ni de coña!" respondí "... Yo no soy tonto".


---
Technorati Tags: ,

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno-muy bueno
si-si
si-si
un blembe-un blembe
un pirulí-un pirulí

(bis x2)

Ignasi dijo...

MI caso con Media Markt:
http://mecagoenmediamarkt.blogspot.com/

Publicar un comentario