Páginas

17 de diciembre de 2006

¡Que mala pata!

Ayer por la noche sufrí una pequeña lesión -bastante absurda, por otro lado- que me tiene en resposo absoluto en mi casa. Ultimamente tengo bastante tendencia a sufrir percances que me obligan a llevar muletas. Esto me pasa por ir hablando de ancianos con muleta en el autoús. ¿Ahora me tocará vivirlo en mis carnes? ¿Será un castigo divino?...

Sufro una rotura fibrilar en mi gemelo derecho... como los futbolistas. Me han dicho que no es grande, pero que sí es muy dolorosa...¡y tanto!, veo las estrellas con solo posar el pie en el suelo. Reposo absoluto durante 4 o 5 dias, y nada de deporte ni esfuerzos en las próximas 4 semanas (bueno, esto no es problema, jeje).

Me ocurrió mientras corría para cruzar una calle en el barrio de Bilbao. De repente sentí un tremendo latigazo en el gemelo, que me dejó clavado en mitad de la carretera, de seis carriles, y con el semáforo en verde para los coches... ¡que terrible situación!.

En fin, espero recuperarme pronto, más que nada porque no quisiera empezar con tal mal pie en mi nuevo curro, que no me queda nada. Ah, y un consejo: nunca se os ocurra correr... es de cobardes.


---
Technorati Tags: , ,

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues nada, ya que tienes que hacer reposo te recomiendo "En busca del tiempo perdido" de Proust, si es que encuentras tiempo para leerlo ...
Super

Unknown dijo...

Si hicieses deporte de vez en cuando, no habrías roto fibras por corretear por el paso de cebra, pataliebre.

Mejórate!!!

Publicar un comentario